Prótesis Dentales

En sus inicios, las prótesis se usaban para reponer los dientes ausentes. Hoy en día las prótesis tienen muchas indicaciones. Podríamos dividirlas en dos grandes grupos:

Prótesis Removible, aquellas que el paciente se puede quitar y poner, necesario para su correcta higiene, y las fijas que son aquellas que el paciente no tiene que quitar de la boca para su correcta higiene.
A su vez, las prótesis removibles las podemos diferenciar en tres grupos principalmente:

– Prótesis removibles de resina. Estas son las más conocidas y pueden ser parciales (cuando sólo hay que reemplazar algunos piezas dentarias en la arcada) o completas (cuando hay que reemplazar todas las piezas de la arcada).

-Prótesis esqueléticas. Estas tienen como base, una estructura metálica a la que se unen las piezas dentarias ausentes. Normalmente se usan cuando sólo hay que reponer parte de una arcada.

-Prótesis elásticas. Estas prótesis permiten disminuir el tamaño de las prótesis, dejando libre gran parte del paladar y además no llevan nada de metal, lo que las hace más estéticas. También suelen usarse en caso de que la pérdida dentaria en la arcada sea parcial.

-Sobredentauras. Con sistemas de retención tipo locator o similar. Son prótesis que llevan  una especie de “corchetes” donde, una parte del “corchete” (macho) va sobre los implantes y se queda fijo en la boca y la otra parte del “corchete” (hembra) va insertado en la prótesis. Esta prótesis se queda bien retenida en boca gracias a este sistema machihembrado.

Las prótesis fijas se pueden dividir también en:

-Prótesis sobre dientes. Podrán ser coronas, puentes, carillas, endocoronas, onlay, inlays… todas ellas apoyadas sobre los propios dientes, produciendo un recubrimiento total o parcial de los mismos. Para ello hay que realizar una preparación dentaria (tallado de los dientes), impresiones (tomar medidas de el/los diente/s tallado/s) y cementado (pegar la prótesis) mediante cementos especiales para la boca.

-Prótesis sobre implantes. Cuando ponemos un implante, lo que hacemos es poner una raíz artificial en el hueso. Sobre ese implante se atornilla o cementa una corona artificial (lo que normalmente vemos de los dientes en la boca). Pueden ser individuales (una sola corona) o puentes (dos o más  coronas ferulizadas sobre varios implantes).

También podemos  hacer prótesis híbridas. Se llama así, porque en realidad tiene aparencia de prótesis removible, pero va atornillada sobre los implantes y el paciente no puede quitarsela en casa. Estas prótesis híbridas, precisan ser removidas periódicamente en consulta dental para mantener la salud de los implantes y de los tejidos sobre los que se apoya.

Para las prótesis fijas podemos usar diferentes materiales como metal-porcelana, zirconio, disilicato de litio, alumina, resinas… El uso de un material u otro se realiza teniendo en cuenta cada caso y las necesidades de cada paciente.