Implantologia Dental

Hoy en día, los implantes, son la forma más parecida a lo natural de reponer una pieza pérdida. El implante va a sustituir a la raíz del diente perdido (digamos que hace las funciones de una raíz artificial) y sobre él, se va a conectar una corona o funda artificial (sustituye a lo que normalmente vemos en boca de un diente).
Es importante hacer un estudio valorando las características del hueso, (altura, anchura, calidad, cercania de estructuras vecinas…), las funciones o parafunciones del paciente (bruxismo, apretamiento, antagonista…), oclusion (mordida cruzada, mordida abierta, clase molar de Angle, clase ósea, para ver cómo se relacionan y/o como se van a relacionar después de rehabilitar), estética (sonrisa gingival, volumen de tejidos blandos, papilas, troneras de dientes vecinos…), estado de los dientes remanentes (si están inclinados, rotados, desgastados…). Todo esto nos hará decidirnos por un implante u otro y una técnica quirúrgica u otra. Por tanto un buen estudio es fundamental para poder realizar un buen plan de tratamiento y que este sea el más adecuado para cada paciente.